queso-y-vino

Maridaje: Quesos y Vinos.

Más allá de la clásica fórmula de: “los pescados deben acompañarse con vino blanco y los platos de carne deben casarse con vino tinto”; existe un sinfín de posibilidades para acompañar un buen vino con un buen manjar, y qué mejor que un sabroso queso.

Queso Parmesano

El queso Parmesano, de intenso sabor, es ideal acompañarlo con los tintos jóvenes, como el Lambrusco, o con los blancos suaves.

Queso Gruyere

El queso Gruyere se complementa con el vino blanco semidulce, con el blanco frutoso, o también puede tener una excepcional relación con el cava o la cerveza liviana, al igual que el Cambermet.

Queso Cheddar y Queso Feta

Un auténtico idilio existe entre el queso Cheddar suave, con el vino tinto ligero y frutoso, con el blanco y el cava. El queso feta, que es muy popular en Grecia a nivel doméstico, casa con el vino tinto ligero y blanco frutal.

Quesos de Oveja

Los quesos de oveja de pasta cocida, como el Ibérico, Manchego, Idiazábal, Roncal y Zamorano, combinan perfectamente con los vinos tintos con cuerpo como La Rioja, Ribera del Duero y Bierzo.

 

En cualquier caso, hay que remarcar que el maridaje, aunque existen ciertas normas que se dan por supuestas, es al fin y al cabo, una cuestión de gustos. A la hora de la verdad, elegir unos u otros vinos para acompañar a los platos que compongan un menú dependerá del tipo de alimentos que vayamos a preparar, la forma en la que los prepararemos y del gusto personal de nuestros comensales.

¿Qué maridaje os ha dado más ganas de probar? :)