La crianza del vino: procedimiento del sabor

La crianza del vino: procedimiento del sabor

Vivir la experiencia de probar un buen vino dependerá del tipo de uva, las condiciones climáticas en que haya crecido la cosecha y la manera de crianza que haya tenido; es decir, el proceso por el que pasó la uva para convertirse en esta deliciosa y fundamental bebida de la cultura mediterránea.

 

Proceso de envejecimiento

Se trata de la maduración o envejecimiento del vino para mejorar su sabor y textura, la cual comienza con la fermentación de la uva y puede continuar luego en tanques de acero, barricas de madera o en la misma botella. Esto se conoce bajo el nombre de crianza del vino.

 

Existen dos fases en el proceso de envejecimiento: la primera es la fase oxidativa, donde se modifican las estructuras químicas de muchos componentes del vino y la otra, es la fase reductora, donde el vino se afinará y potenciará su aroma, sabor y textura. Es por ello que la crianza en botella puede durar largos años.

 

Clasificación

La manera de catalogar los vinos dependerá de su crianza:

1) Vino joven. Son comercializados inmediatamente. No ha pasado por el proceso oxidativo en barrica.

2) Vino de crianza. Son aquellos que han pasado al menos 6 meses en barrica y 2 años en botella antes de salir a la venta.

3) Vino de reserva. Permanecen 3 años en bodega.

4) Vino Gran reserva. Únicamente para las mejores cosechas, y el vino ha envejecido un mínimo de 5 años.